LAS DEFENSAS DE EXTRAMUROS DE CÁDIZ (SIGLOS XVII - XIX)

Categoría: 
Ruta Cultural
Zona: 
Puertatierra

La ruta turístico-cultural sobre las fortificaciones militares de extramuros de Cádiz tiene como objetivo prioritario dar a conocer y poner en valor el patrimonio histórico y arqueológico del sistema defensivo de esta zona de la ciudad. Dicho sistema estuvo formado fundamentalmente por baterías, murallas y fuertes. Estas construcciones tuvieron un destacado papel en la defensa de Cádiz durante la guerra contra Gran Bretaña y los años del asedio ( 1796-1802), la nueva guerra contra los ingleses (1804-1808) y el enfrentamiento contra el poderoso ejército francés durante la Guerra de la Independencia ( 1808-1813).

Para hacer posible esta propuesta se ha llevado a cabo una profunda investigación sobre las implicaciones del concepto de ruta turístico-cultural, además de descubrir y dar a conocer una parte de nuestra historia y de la cultura gaditana en aquellos siglos decisivos. 

La ruta se compone de cinco lugares a visitar:

Batería de la Primera Aguada

Comenzaríamos nuestro recorrido en la avenida de Huelva, junto al colegio P. Villoslada y cerca del centro comercial Bahía de Cádiz, donde visitaremos la primera de las dos baterías. Entre finales del siglo XVII y principios del XVIII, en el tramo que abarca desde la terminación de los glacis de Puertas de Tierra hasta el fuerte de Puntales y con el objetivo de artillar la costa este gaditana para evitar la entrada de navíos enemigos hacia el fondeadero de Puntales y contrarrestar ataques desde la orilla puertorrealeña, se construyeron tres baterías semicirculares cerradas a su gola por un muro. Éstas son, en el orden indicado, la Batería del Romano o de Las Vacas (en Punta de Vaca) y ya inexistente, la Batería de la Primera Aguada y, la más potente por sus piezas de artillería, la Batería de la Segunda Aguada.La estructura de la Batería de la Primera Aguada consiste en un muro simple en talud construido en sillares de piedra ostionera, de forma semicircular, cerrada a su gola por un pequeño muro de mampostería y un rastrillo y dispuesta para defender la Bahía de Cádiz.A principios del siglo XIX contaba con 4 cañones y su correspondiente cuerpo de guardia y polvorín.

• Batería de la Segunda Aguada

A 600 metros aproximadamente de la batería Primera Aguada, se encuentra la batería de la Segunda Aguada en la plaza de Santa Ana, la más importante de las dos. Su capacidad inicial era para seis cañones, aunque durante la Guerra de Independencia sólo estaba abastecida con cuatro. Su diseño, orientación, material de construcción y dotación era similar a la primera batería.

• Sillares de cimentación del Hospital Segunda Aguada

A pocos metros de la batería podemos observar una muestra de los sillares que sirvieron como cimientos del Hospital de Segunda Aguada. Fue a finales del siglo XVIII cuando este hospital empezó a dar señales de vida ante la incapacidad del Hospital Real de la Marina para atender a los heridos y pacientes en los múliples conflictos bélicos y epidemias que asolaron a Cádiz durante el siglo XVIII y la primera mitad del XIX.

Este hospital siempre estuvo presente en todos los escenarios trágicos que, a modo de prueba, iba imponiendo la fatalidad a la ciudad. Las repetidas epidemias de fiebre amarilla o vómito negro, el tifus, la viruela o el cólera morbo, el desastre de Trafalgar, las guerras contra Gran Bretaña y las consecuencias de sus bloqueos, la guerra contra el ejército francés y su asedio son hitos que convirtieron al hospital de extramuros en testigo histórico y pieza vital para el sostén sanitario y asistencial de la ciudad. En Segunda Aguada existió un hospital que salvó la vida a miles de gaditanos.

• Fuerte de San Lorenzo del Puntal

Se encuentra ubicado en la popular barriada de Puntales. Es también conocido como castillo de Puntales. Desempeñó un papel fundamental en la defensa de Cádiz contra la ofensiva y el asedio francés (1809-1812), pues fue objetivo prioritario de los bombardeos. Su decisiva aportación y heroica defensa, bajo el mando del coronel D. José Macías García de Santaella, contribuyó a evitar la invasión de las tropas napoleónicas. Sus orígenes se remontan a 1552, siendo conocido entonces como Fuerte del Puntal. Desde 1923 en que fue transferido a la Armada, desempeña labores de estación naval.

• Fuerte y murallas de La Cortadura

Por último podemos visitar las murallas y el fuerte de La Cortadura ubicado en la entrada a la ciudad desde la autovía de San Fernando. El Fuerte se dividió en dos tramos para dejar pasar la autovía Cádiz- San Fernando. Se construyó ante la amenaza de las tropas francesas sin pensar que cuando bajara la marea podían acceder los franceses andando por la playa. No se tuvo en cuenta este asunto de la pleamar y bajamar en su diseño. Se trata de unas defensas que fueron levantadas con el objetivo de impedir la invasión de las tropas francesas en caso de que rebasaran las líneas de defensa situadas en la Isla de León, actual San Fernando. Para su construcción fue necesario contar con el trabajo del pueblo de Cádiz. Cientos de voluntarios se prestaron a trabajar contra reloj en levantar las defensas, acudiendo alegres y decididos a la llamada de la Junta de Defensa. Aunque no fue necesaria la acción de su artillería porque los franceses no pasaron del Puente Zuazo, hoy sus murallas son testigos mudos que nos recuerdan la firme decisión del pueblo gaditano en defensa de sus valores, su independencia y sus libertades cuando España era Cádiz.

 

Dirección: 
Extramuros